loder

Autonomía presupuestal de los OPLE

A partir de la reforma electoral de 2014, el sistema nacional electoral se estructuró como un modelo mixto en donde los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLE) trabajan coordinadamente con el Instituto Nacional Electoral (INE), mientras el INE se encarga de organizar las elecciones a nivel federal, los OPLE son responsables de las elecciones a nivel local. Desde el inicio este modelo fue criticado porque creaba un sistema electoral híbrido que no era ni federalista, ni centralista. Se diseñó una quimera institucional cuyas bondades no compensaban las dificultades que generó. Aunque las críticas iniciales no encontraron eco, el ejercicio de las nuevas facultades y atribuciones por parte del INE las probó correctas.